¿Cómo obtener microcréditos en Colombia?

En Colombia, los microcréditos pueden ser difíciles de obtener. Un microcrédito son prestaciones de un monto mínimo a un solicitante, dicho préstamo puede ser para tu negocio, casa, automóvil, entre otros.

El objetivo de los microcréditos es que las personas puedan aprovechar el beneficio para comenzar su propio negocio y emprender en el ámbito laboral. Esto puede ser útil para lo que sería la reducción de población con una economía pobre. En Colombia, los requisitos suelen ser son mayores, ya que el nivel delictivo es amplio con respecto a otros países de Latinoamérica y a que el estado no provee mucha confianza a su población para darle un aporte económico. Sin embargo, no es imposible comenzar tu propio negocio, solo debes seguir la normativa, completar los requisitos y esperar que el mismo sea aprobado.

Las grandes tasas de interés en dicho país desfavorecen esta modalidad de obtención de créditos llamada (microcréditos), la cual tiene límites definidos y es utilizada más que todo por microempresas que ya tienen una estabilidad y un negocio propicio en marcha.

El que sea un microcrédito no significa que sea un monto pequeño como su nombre lo puede indicar. De hecho, estas prestaciones están reguladas dentro de lo que abarca al sistema financiero del país y están definidos en varios artículos de la ley. Por ello se cuenta con tasas específicas de interés y condiciones especiales en cuanto a los plazos de amortización. Los mismos son utilizados para la financiación de proyectos gubernamentales que se encuentran en marcha.

Se puede decir que esta particular forma de pedir una ayuda ya sea bancaria o al estado se está imponiendo para algunos con mucha autoridad, eficiencia y cumplimiento para aquellos que comienzan a madurar con grandes y pequeñas ideas en cuanto a negocios. El estado colombiano suele realizar cambios en la demanda o modificaciones en las exigencias para otorgar microcréditos cada cierto tiempo.

Ventajas de los microcréditos

Cuando una persona realiza la solicitud de un microcrédito ya sea al estado o a una entidad bancaria es porque cuenta con la idea de un negocio que será productivo, lo conoce perfectamente y tiene el potencial deseado para sacarlo adelante.

La solicitud tiene como gran ventaja el hecho de que la persona se motive a realizar mejor las cosas, comience a ver el futuro con otra mentalidad, elabore planes de crecimiento tanto personal como financiero y mayormente busquen asesorías con lo que se está realizando. Esa es la clave del éxito del emprendedor. Algunas de las ventajas son:

  • Formar una empresa familiar: Gran cantidad de solicitantes enlazan a los integrantes de su familia porque son ellos quienes aportan una gran ayuda a lo que sería su negocio. Esto termina por generar un lazo fuerte en lo que respecta a la prosperidad del negocio, el ingreso es propio y nace una empresa familiar.
  • Menores tasas de interés: Suele suceder que los microcréditos se cedan a una tasa de interés por debajo de lo habitual, y se desembolsan teniendo en cuenta la capacidad de pago del deudor, lo que les da facilidad a los solicitantes para cancelar, esto les impide endeudarse por encima de lo que esperan.
  • Obtienen buena reputación: Cuando el banco o el estado les cede el préstamo y la solicitante cancela a tiempo, obtienen buena reputación para la obtención de otros microcréditos o en tal caso de que se requiera un crédito. Esto permite que las personas sean mucho más responsables con los pagos de aquellas deudas que genera el préstamo.

Desventajas de los microcréditos

Muchas veces dar oportunidades de créditos se convierte en un error muy caro que puede costar hasta el trabajo de las personas que dan la aprobación del mismo. Uno de los casos más comunes es: Se aprueba la solicitud a la persona, lo cancela en el tiempo estipulado y ya queda registrado con un buen historial, es decir, tiene referencias óptimas para nuevas solicitudes. Aprovechándose de esto solicita otro microcrédito, pero esta vez en dos entidades distintas al mismo tiempo, en algunos casos hasta en más de dos, hasta llegar al punto de endeudarse y no poder cancelar algunas de sus deudas.

Este tipo de errores es llamado doble vía, tanto el error de la persona de la entidad como del solicitante, ya que existen entidades que no estudian las capacidades de la persona y simplemente aceptan sus solicitudes. Algunas de las desventajas más comunes son las siguientes:

  • Desviación del dinero solicitado: Es cuando el dinero es destinado a objetivos muy diferentes al estipulado. Una gran cantidad de personas cuando cumplen con los requisitos y les es liberado el dinero, lo invierten en otras cosas como electrodomésticos para el hogar, artículos personales u otro tipo de gastos que no generan ganancias. Se debe tener en cuenta que el microcrédito es para invertir y generar más ingresos el cual no debe confundirse con lo que son los créditos personales los cuales se piden para gastar y envolver ingresos futuros.
  • Bajo monto del préstamo: El microcrédito se ve debilitado cuando al solicitante se le aprueba poco dinero para su proyecto, ya que su capacidad de pagar es la que el estudio arroja. Esto hace que la persona cancele el microcrédito o más adelante se vea forzado a una deuda mucho mayor, lo que implica ya que no le fue suficiente el monto aprobado.

En cuanto a microempresas

Los préstamos a microempresas tienen características muy particulares, de acuerdo con Asobancaria. Un préstamo de este tipo tiene característica tales como:

  • La financiación, según la ley, debe ser para las empresas o negocios que cumplan con las condiciones de una microempresa (entre 1 y 10 empleados, que sus activos totales se encuentren entre 1 y 500 salarios mínimos mensuales legales vigentes, equivalentes a $368.858.500 en 2017).
  • El saldo de endeudamiento de la microempresa no puede exceder los 120 SMMLV, es decir, $88.526.040 en 2017, al momento de la aprobación.
  • La fuente de pago del crédito debe provenir de los ingresos de su microempresa.

En línea con el objetivo del microcrédito, algunas entidades financieras tienen como norma no otorgar créditos a personas asalariadas.

Las entidades que otorguen este tipo de créditos pueden cobrar la comisión mipyme que no está incluida en los intereses, siempre y cuando el monto por operación no supere los 25 SMMLV ($18‘442.925, de 2017) y cumpla los parámetros definidos por el Consejo Superior de la microempresa.

Es importante destacar que el cálculo de la Tasa de Usura que certifica la Superintendencia Financiera de Colombia para el microcrédito es diferente a la tasa de los créditos de consumo. La variación de esta tasa se debe a los costos administrativos que implican las operaciones de microcrédito, el costo de conocer al cliente y el riesgo que asume el banco al prestar sus recursos”.(1)

La importancia de generar confianza al momento de solicitar el microcrédito

La importancia de generar confianza al momento de solicitar el microcrédito

Uno de los aspectos más importantes cuando se va a solicitar un microcrédito es generar confianza ante la entidad en la cual se va a generar la solicitud. Los documentos pueden estar en orden, estar bien escritos, especificados, detallados, pueden estar todos al día; pero si no generas confianza, seguridad, tiene buena presencia y eres honesto en cuanto a las respuestas de las preguntas que se te realice no vas a obtener aprobación de los mismos.

Como dice Daniel Garavito Góez:

“Al momento de otorgar un microcrédito, la confianza es un elemento estructural, debido a las características propias de la operación, como son una ineficiencia en el sistema de garantías (generalmente por los costos que generan hacer efectivas las mismas en una operación tan pequeña como lo es el microcrédito), una asunción de riesgo considerablemente mayor por parte de las entidades financieras que otorgan el microcrédito, y la materialización de dicho riesgo, así el impago por parte de quienes son tomadores de dicho crédito.

De esta manera, pese al desarrollo que ha tenido la figura en el mundo y propiamente en Colombia, los vacíos que se presentan al momento de aplicarla efectivamente son notorios, empezando por la necesidad de una regulación especial para este sistema de crédito, pasando por la obligación de los entes de control de vigilar a quienes ejercen una actividad financiera y en esa medida otorgan microcréditos, y finalizando con la informalidad generada a causa de la problemática inmediatamente mencionada”.(2)

Preguntas Relacionadas

Existen muchos sistemas para obtener créditos convencionales y la existencia del microcrédito ha evolucionado, tanto así que ha venido aplicándose con mayor frecuencia con el paso del tiempo. Incluso algunos sistemas que prestan servicios similares los cuales son informales han ido desapareciendo ya que, por lo general, los ciudadanos prefieren hacer sus trámites de manera legal, de igual forma satisfacen una misma necesidad. Sin embargo, de ser necesario rastrear la figura del microcrédito hasta su etapa más medular, la tarea nos llevaría sin duda a Bangladesh, donde Muhammad Yunus se encargó de desarrollar el concepto que hoy conocemos como microcrédito, llevándolo a fundar en 1976 el Graamen Bank, el cual es considerado como el punto de partida de lo que conocemos hoy como microcrédito y de la aplicación que se le da a estos como herramienta de acceso al crédito para todos los grupos poblacionales, por antonomasia. Así, con posterioridad, en 1997 se realiza una cumbre sobre el microcrédito en Washington D.C., convocada a raíz del impacto que generó la figura de Yunus tras dos décadas de implementación de la figura. Dicha cumbre fue presidida por Jefes de Estado y dignatarios de la comunidad mundial del desarrollo, que emprendieron una campaña para ayudar a 100 millones de las familias más pobres del mundo hasta el año 2005. La importancia de este acontecimiento fue que consiguió dar una cierta celebridad al objetivo de reducción de la pobreza mediante el microcrédito y creó una institución cuya misión era promover esa meta a escala mundial.”(3)

Existen muchos sistemas para obtener créditos convencionales y la existencia del microcrédito ha evolucionado, tanto así que ha venido aplicándose con mayor frecuencia con el paso del tiempo.

Incluso algunos sistemas que prestan servicios similares los cuales son informales han ido desapareciendo ya que, por lo general, los ciudadanos prefieren hacer sus trámites de manera legal, de igual forma satisfacen una misma necesidad.

Sin embargo, de ser necesario rastrear la figura del microcrédito hasta su etapa más medular, la tarea nos llevaría sin duda a Bangladesh, donde Muhammad Yunus se encargó de desarrollar el concepto que hoy conocemos como microcrédito, llevándolo a fundar en 1976 el Graamen Bank, el cual es considerado como el punto de partida de lo que conocemos hoy como microcrédito y de la aplicación que se le da a estos como herramienta de acceso al crédito para todos los grupos poblacionales, por antonomasia.

Así, con posterioridad, en 1997 se realiza una cumbre sobre el microcrédito en Washington D.C., convocada a raíz del impacto que generó la figura de Yunus tras dos décadas de implementación de la figura.

Dicha cumbre fue presidida por Jefes de Estado y dignatarios de la comunidad mundial del desarrollo, que emprendieron una campaña para ayudar a 100 millones de las familias más pobres del mundo hasta el año 2005.

La importancia de este acontecimiento fue que consiguió dar una cierta celebridad al objetivo de reducción de la pobreza mediante el microcrédito y creó una institución cuya misión era promover esa meta a escala mundial.”(3)

 

¿Quiénes pueden ser usuarios del microcrédito?

Las entidades que ceden los microcréditos varían en cuanto a los requisitos, los usuarios a quienes les cederán el servicio y su normativa para el mismo. La mayoría de estas entidades mantienen un estándar de acuerdo a lo establecido en las leyes.

La mayoría de las entidades ofrecen los microcréditos a personas con microempresas ya que de esta manera no arriesgan a tener pérdidas, no tienen restricciones de edad, formación académica, género, tamaño del proyecto o el tipo de proyecto.

Esto quiere decir que cualquier persona natural que quiera desarrollar una actividad económica más fuerte partiendo de su microempresa tiene la posibilidad de solicitar el microcrédito. Debe cumplir con algunas condiciones previas:

  • Tener una experiencia mínima de (6) seis meses en la actividad que está desarrollando.
  • Contar al menos con un 30% de capital del monto solicitado del microcrédito.
  • Debe tener una capacitación mínima en la microempresa en la cual labora, algo que acredite que es un profesional o semi-profesional en lo que está realizando.

 

¿Cuáles son los requisitos para la presentación de la solicitud del microcrédito?

Los requisitos son amplios y deben ser completamente legales.

Debes presentar un plan de negocio detallado donde se especifique el destino del microcrédito. Si se tiene destinado lo que se realizará con el mismo, puedes presentar un presupuesto concreto firmado y sellado; lo cual te favorecerá al momento de la revisión de la solicitud. Esto se debe presentar con los siguientes documentos.

  • Una copia legible del documento de identidad del solicitante y de la persona que asume la responsabilidad en caso de que suceda algo con el solicitante (codeudor).
  • Presentar la última declaración de renta de acuerdo al anterior periodo fiscal o en su defecto un certificado de que no es declarante.
  • Certificado de tradición y de libertad del codeudor, esto es para créditos que superen cierta cifra establecida por la entidad.
  • Autorización que indique detalladamente que estás aceptando el cobro de comisión, de inicio y seguimiento.
  • En caso de que sea una microempresa, carta aval de la Institución de Educación Superior o de la Fundación con convenio de microcrédito. Esto en caso de ser requerido.

 

¿Qué diferencia existe entre un microcrédito y un préstamo?

El microcrédito está orientado a un fin comercial y busca potenciar la economía de las pequeñas empresas.

 

Fecha Modificada - 02/06/2018